Puedes ser invisible en internet con estos 5 trucos

Puedes ser invisible en internet con estos 5 trucos

Puedes ser invisible en internet con estos 5 trucos

En una sociedad digitalizada en su práctica totalidad, ser invisible en internet o conservar el anonimato en las redes no deja de ser una preocupación para muchos internautas. Muchos desconocen el trato que se hace de sus datos, y siguen pensando que internet es aquel que conocieron a principios de los 90. Por que entonces, la falta de una legislación concreta, así como una mayor dificultad por parte de las fuerzas de seguridad para rastrear los equipos, hacía dar una sensación de anonimato en lo que se hacía.

Pautas para ser invisible en la web

Afortunadamente para los delincuentes las cosas han cambiado, los cuerpos de seguridad suelen localizar fácilmente aquellas personas que utilizan internet para causar daño, tal y como podemos ver continuamente en las noticias. Y aunque desde aquí no vamos a dar ninguna indicación para que hagas algo indebido, sí que podemos dar una pautas para que tu rastro en internet sea más discreto. Podemos aventurarnos a decir que la invisibilidad total en la red no exista, pero no está demás tomar algunas precauciones si realmente crees que debe ser así. Toma nota que empezamos.

Cómo ser invisible en internet (o intentarlo)

Haz uso de un VPN

O un programa de Red Privada Virtual. Como sabrás, tu equipo tiene asignada una IP y esta es fácilmente rastreaba, de tal manera que podemos saber el lugar desde el que se conecta un equipo. Estos programas, de los cuales hay muchos tanto para ordenador como para dispositivos móviles, permiten localizar tu IP a otro lugar, es decir, a un servidor de otro país diferente. De esta manera puede parecer que navegamos desde Singapur en vez que desde España. Muchos VPN son gratuitos, con funciones limitadas eso sí, pero es más que suficiente para deslocalizar nuestra conexión. Si quieres recomendación de alguno, échale un vistazo a WindScrib.

Utiliza navegadores seguros

Y no, no te fíes del modo incógnito de Chrome o la navegación privada d Safari, sirve para lo que sirve y ya está. El más conocido y el que más garantías ofrece viene de la mano del proyecto Tor. Disponible para cualquier sistema operativo, proclama que nadie podrá rastrear tu conexión, que puedes navegar por sitios bloqueados, que tu rastro en la red no va a poder ser seguido. De igual forma, cifra la conexión en múltiples capas, de ahí que el logotipo de Tor sea una cebolla. Tor está formado por una red de voluntarios que piensan que cualquiera pueda navegar por internet libremente y sin censuras. Sí, hay países como China que bloquean el acceso a internet de algunos sitios. Lo mejor, Tor es un programa gratuito, si bien puedes colaborar al proyecto con una donación voluntaria. Pruébalo aquí.

Uso de un proxy

Muchas veces puedes haberte preguntado qué es. Muy sencillo, un proxy no es más que un equipo que hace de intermediario entre las conexiones de un cliente y un servidor de destino, y que filtra los paquetes de datos entre unos y otros. De esta manera puedes acceder a webs censuradas o hacerlo de manera anónima. Todo porque la página a la que vayas a acceder no va a conocer tu IP, sino la del proxy al que te conectes. Y sí, proxies gratuitos hay bastantes para poder utilizar en internet, y quizás uno interesante sea Penguin, que funciona en Windows, Linux y MacOS. Puedes visitar su sitio web y descargar la aplicación, por lo que comenzar a ser más invisible en la red es cuestión de un simple click.

Tails, el sistema operativo anónimo

¿Sabes quién es Edward Snowden? Sí, el creador de WikiLeaks y que ha conseguido traer en jaque al gobierno norteamericano durante mucho tiempo.  Pues se comenta que es el sistema operativo que ha venido usando en sus comunicaciones por la red. Tails es un proyecto anónimo y la idea parece asombrosa, un sistema operativo basado en Linux que se ejecuta desde una memoria USB y que no hace uso de ningún elemento del ordenador desde el que se ejecuta. Solo usa la memoria RAM, pero esta se borra en cuanto apagamos el equipo. Tails hace uso de programas seguros, como el anteriormente mencionado Tor para navegar o incluso un sistema de cifrado de chats. Suena bien, ¿a qué sí? Si te apetece probarlo, puedes descargarlo desde este enlace.

Hacer uso del sentido común

Como podrás comprobar, quizás es uno de los más efectivos, más sencillos y más económicos. Con frecuencia podemos observar como hay perfiles de usuarios que tienen toda su vid colgada prácticamente en las redes sociales, cada cosa que hacen o cada movimiento que dan queda registrado en forma de historia en Instagram, foto o tuit. Y no, este tipo de comportamientos no es que sean inseguros, pero con ciertas reservas, aunque dan una idea de lo que hacemos y dónde estamos en cada momentos. Por eso, hemos de evitar colgar nuestras fotos de viajes desde el lugar en el que nos encontremos, mejor dejarlo para la vuelta. estamos dando muchas pistas a personas malintencionadas.

¿Preocupado por tu reputación online?

Si te preocupa tu visibilidad en internet, plantéate cómo usas las redes sociales, lo que publicas y cuando. Las redes dejan de ser seguras en el momento que dejamos tener control de lo que publicamos, por eso es preferible no publicar nada que no queremos que se sepa. Por ejemplo, ¿es conveniente que se vea tu última fiesta en la que acabaste con 3 copas de más? ¿Qué está aportando eso de valor a tu vida? ¿Necesita saber la gente en cada momento lo que haces? Si eres usuario activo en redes sociales, mejor es publicar poco y de calidad, que estar inundando la red de material banal.

Conclusión

Como conclusión, no es necesario que éster en un estado de alerta permanente sobre lo que haces o no en internet. Un usuario estándar y que tiene control sobre sus movimientos no ha de tener temor. La red no es un sitio oscuro en el que nos van a quitar un riñón a poco que nos descuidemos, pero sí un lugar donde es mejor andar algo precavido. Como poco, y como recomendación, haz uso de la navegación privada de los navegadores, también conocida como modo incógnito. Es algo que por sistema hago cuando utilizo un ordenador que no es el mío. No proporciona una seguridad total, ya que los proveedores de internet pueden saber los sitios que has visitado, pero es una manera de curarse en salud si usas el ordenador del trabajo para algo que no estrictamente laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *